20/6/18

... Y TU PADRE, QUE ESTÁ EN LO ESCONDIDO, TE ESCUCHARÁ

Voy a contarte en secreto quién soy yo, así, en voz alta, me dirás quién eres, cuánto ganas, en qué taller trabajas, en qué mina, en qué farmacia, tengo una obligación terrible y es saberlo, saberlo todo, día y noche saber cómo te llamas, ése es mi oficio. […] Ven, ven conmigo, ven con todos los que a ti te parecen, los más sencillos, ven, no sufras, ven conmigo, porque aunque no lo sepas, eso yo sí lo sé: yo sé hacia dónde vamos, y es ésta la palabra: no sufras porque ganaremos, ganaremos nosotros, los más sencillos, ganaremos, aunque tú no lo creas, ganaremos. (Pablo Neruda)

Mt 6, 1-6; 16-18 “Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario, no tendréis recompensa de vuestro Padre celestial. Por tanto, cuando hagas limosna, no vayas tocando la trompeta por delante, como hacen los hipócritas en las sinagogas y por las calles, con el fin de ser honrados por los hombres; os aseguro que ya han recibido su paga. Tú, en cambio, cuando hagas limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha; así tu limosna quedará en secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te lo pagará. Cuando recéis, no seáis como los hipócritas, a quienes les gusta rezar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que los vea la gente. Os aseguro que ya han recibido su paga. Cuando tú vayas a rezar, entra en tu cuarto, cierra la puerta y reza a tu Padre, que está en lo escondido, y tu Padre, que ve en lo escondido, te lo pagará. Cuando ayunéis, no andéis cabizbajos, como los farsantes, que desfiguran su cara para hacer ver a la gente que ayunan. Os aseguro que ya han recibido su paga. Tú, en cambio, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara, para que tu ayuno lo note, no la gente, sino tu Padre, que está en lo escondido; y tu Padre, que ve en lo escondido, te recompensará”

DANDO GRATIS, SIENTES EN EL CORAZÓN LA GRATIFICACIÓN Y LA ALEGRÍA QUE NACE DEL COMPARTIR...

ACTUAR COMO UN INVERSOR PARA RECOGER BENEFICIOS, NADA TIENE QUE VER CON LA GRATUIDAD EVANGÉLICA

EL QUE MIRA AL SEÑOR ACTÚA CON DISCRECIÓN Y BUSCA EL BIEN DE LOS DEMÁS.

2 Reyes 2, 1-14 LOS SEPARÓ UN CARRO DE FUEGO, Y ELÍAS SUBIÓ AL CIELO.

Mateo 6, 1-18 TU PADRE, QUE VE LO ESCONDIDO, TE RECOMPENSARÁ.

LOS HAY QUE, CON SUS OBRAS DE AYUDA OSTENTOSA PARA ASCENDER EN LA ESCALA DEL PRESTIGIO SOCIAL, YA RECIBEN DE LOS DEMÁS LA PAGA VOLÁTIL QUE BUSCAN SUS ACCIONES cf Mateo 6, 1-18

Salmo 30 SED FUERTES Y VALIENTES DE CORAZÓN, LOS QUE ESPERÁIS EN EL SEÑOR